Crisis de pareja

crisis de pareja

Desde mi trabajo a través de la Terapia Gestalt en Barcelona recibo a personas que quieren encontrar una terapia efectiva para resolver la crisis de pareja en la que se encuentran envueltos. Si bien esto es algo que ya he mencionado en anteriores entradas quisiera retomar  un punto que encuentro fundamental diferenciar: cuándo las situaciones conflictivas que se están atravesando son el resultado de una crisis vital de uno de sus miembros o, tienen que ver con la pareja en sí misma y ambos las están generando a través de sus dinámicas de relación y de sus propios caracteres.

La importancia de la terapia en las crisis de pareja

La Terapia Gestalt es una herramienta que aporta muchos beneficios para ayudar en estos momentos de crisis siendo importante que se detecten a tiempo y pedir acompañamiento profesional a un terapeuta que sepa discernir qué es lo adecuado según lo que esté ocurriendo. A veces lo mejor es realilzar una terapia de pareja o una terapia individual con ambos por separado y sobre todo, con el que esté sufriendo una crisis personal.

La terapia de pareja es muy efectiva cuando el problema es originado por el patrón relacional disfuncional que se establece en la dinámica entre ambos y la terapia individual ayuda también a superar la crisis de pareja que se está viviendo cuando es la manifestación del malestar personal de uno de sus miembros que va complicando esa relación hasta ponerla en peligro. Por ejemplo: muchas veces un proceso que puede parecer de depresión y ansiedad de uno de los integrantes de la pareja y que transmite esa forma de estar a la relación tiene que ver con que está atravesando un momento de crecimiento personal y abordarlo de manera individual impulsará a que lo que se está gestando dé frutos y pueda canalizar adecuadamente ese proceso hacia los cambios adecuados que necesita realizar en su vida. Derivando todo esto por supuesto en que la relación misma comenzará a mejorar desde el momento en que empiece a hacerse responsable de trabajar este asunto con la ayuda de un buen profesional.

Una relación de pareja implica que se adquieran habilidades diferentes a las que necesitamos para otro tipo de relaciones como por ejemplo las que establecemos con nuestros amigos, hermanos, padres, etc. Con ella creamos una relación a través de la cual nos abrimos paso a crear una vida en común y compartida con una implicación e intimidad diferente a la que establecemos con los demás, sin querer decir esto que sean menos importantes las otras personas. La terapia nos demuestra que es importante revisar los patrones y esquemas mentales, emocionales y de comportamiento que no nos están resultando útiles y nos complican en nuestras relaciones llevándonos a atravesar, en estos casos, una crisis de pareja.

Desde mi trabajo te acompaño para que puedas superar el sufrimiento causado por estos patrones que ya no son adecuados y que han sido adquiridos a través del proceso de aprendizaje, crianza y crecimiento por otros que están disponibles pero con los que aún no sabes moverte para poder mantener una relación de pareja saludable, estable y alegre, libre de ansiedades, discusiones y sufrimiento innecesario. Desde la terapia de pareja también se aprende a superar las crisis de pareja que se atraviesan en los diferentes momentos de cambio y evolución que viven todas las relaciones y a poner consciencia de las vivencias difíciles e importantes que ha tenido cada uno a lo largo de su historia de vida y que se han ido arrastrando en el tiempo acumulando malestar que luego influye de manera negativa en la relación.

Por último quisiera decir que realizar un proceso de terapia es además una experiencia muy enriquecedora para el aprendizaje y la evolución del crecimiento personal. Este mismo alimenta a la relación en sí ya que es la madurez y la autorrealización de las personas lo que se pone en juego en el buen desarrollo de la pareja y que va a ser determinante de la calidad de bienestar que se comparta entre ambos.

Verónica Civatti, terapeuta Gestalt en Barcelona (terapia individual, terapia de pareja y terapia familiar)